Olvídate del príncipe azul. Búscate un lobo feroz que te vea mejor, te escuche mejor y te coma mejor.